martes, 8 de mayo de 2007

Fernando Casós Flores

Escribe: Blasco Bazán Vera
Fernando Casós Flores nació en Trujillo el año 1828. Fue abogado, político, parlamentario, escritor y novelista. Diputado y Senador. Tomó parte activa en las luchas políticas de su tiempo y fue secretario en 1872 del Coronel Tomás Gutiérrez cuando éste y sus hermanos apresaron y asesinaron al Presidente José Balta. Culminada la dictadura de los Gutiérrez, Casós Flores fue desterrado a Europa donde se defendió de las acusaciones que le habían hecho en el Perú: Peculado. Estando en Europa escribió sus novelas “Los Amigos de Elena”, “Los hombres de bien”, “Los seis Coroneles”, “La Revolución de Julio de 1872”.

Este ilustre tribuno trujillano escribió sus obras bajo el seudónimo de “Segundo Pruvonena” donde descargó fuertes epítetos contra quienes le hicieron pasar ingratos momentos. Fue un brillante orador. Escribió entre 1850 a 1872 en “El Correo” donde satirizaba a sus personajes entre ellos al Coronel Buenaventura Seoane quien como respuesta al libro “Los Amigos de Elena” le replicó con un folleto titulado “Mica, la loca”.

Necesario es conocer que Casós aceptó ser Secretario General -algo así como Ministro de todas las carteras- de Tomás Gutiérrez, a fin de detener los impulsos vengativos y “suicidas” de Tomás Gutiérrez, según sus declaraciones vertidas antes y después de ser nombrado en el cargo. Ya en París comienza a preparar su defensa y la hace a través de las novelas “Los Amigos de Elena” y “Los hombres de bien” que a decir de Riva Agüero son “mediocres y escritas sin ingenio ni gusto. Lo único que se propuso el autor –dice- fue hacer su propia apología e insultar a sus enemigos... pero a pesar de todo estas novela mal compuestas, mal escritas y procaces merecen considerarse no sólo en la historia política sino en la Historia Literaria”.

Augusto Tamayo Vargas refiriéndose a Casós dice: “..., es tal vez inferior a Pérez Galdós, Mercedes Cabello, Ramón Meza, porque actor, más que autor, se dejó arrastrar por su propia obra política y creó máscaras y no hombres. No tenía la sutileza, ni la fuerza imaginativa de Alighieri para colocar bellamente en “el infierno” a sus enemigos”.

En “Los Amigos de Elena” observamos un panorama descriptivo de las costumbres de Trujillo incluso sus patios y conventos son descritos con sencillez. Casós Flores estudió en Seminario San Carlos y San Marcelo de Trujillo donde luchó incansablemente por la libertad de los negros y hasta se afirma que fue él quien redactó la proclama que usaron los negros esclavos del Valle Chicama en la rebelión de 1851 cuando invadieron y se adueñaron de la ciudad de Trujillo. Cursó sus estudios por más de 10 años en el Colegio Seminario con sobresaliente dedicación y éxito. Bebió las sabias enseñanzas de su maestro Dr. Alfonso Gonzáles Pinillos dueño de las haciendas Nepén y Cajanleque del Valle de Chicama (Trujillo-Perú) quien en 185l en un acto sin precedente y emulando lo que hizo en 1846 su amigo y maestro don Hipólito de Bracamanote, propietario de las haciendas Chicilín y Sausal, del mismo valle, dio libertad a sus negros esclavos adelantándose a lo que más tarde haría definitivamente Ramón Castilla.

Sin duda alguna nuestro distinguido escritor encontró la forma de desahogar sus inquietudes y por esos sus libros, aunque mal hilvanados como dicen algunos, no dejan de ser una pieza clave para ver hasta que punto la vena literaria del hombre, acorde con su fuerza heroica, se unen para encontrar en sus páginas el remanso donde volcar aflicciones. Vuelto al Perú en 1876 se encontró con la Guerra que Chile nos declarara y es allí donde Fernando Casós Flores lanzó un vibrante discurso que demoró casi 3 horas dando manifestación de sus consecuencias liberales. Sus hijos mueren en la contienda y él, atacado por el cáncer fallece el 17 de abril de 1881, según la partida de defunción hallada por el investigador Pablo Zafra Agreda, en la Parroquia de “Los Huérfanos de Lima”. A Fernando Casós Flores se le considera como el iniciador de la novela Política en el Perú.

No hay comentarios: