jueves, 5 de abril de 2007

DANTE CABOS YEPEZ

Escribe: Blasco Bazán Vera

Este escritor nació en San Pedro de Lloc, Prov. De Pacasmayo el año 1942. Cursó la primaria en el glorioso 231 y la secundaria en la “José Andrés Rázuri”, ambos colegios de su ciudad natal. La superior la hizo en la Universidad de Trujillo llegando a graduarse de Médico Siquiatra.

En 1994 publicó su poemario “Poemas existenciales”, en 1995 “Poemas existenciales II”, en 1996 el poemario “El despertar de la noche”, en 1998 el poemario “Los sueños de María” y por último el 2006 publicó “Llenando el vacío”.

“Llenando el Vacío”, es un libro de más de 130 páginas donde se dan cita casi la totalidad de las fuerzas del alma. Al concluir su lectura podríamos afirmar que cada una de aquellas fuerzas es dispareja cumpliendo su misión, dan la impresión de que suenan diferente pero para el hombre que las conoce las recoge y cual hábil conductor las coloca en la línea exacta del pentagrama de la vida transformándolas en sutil orquesta capaz de ejecutar brillantes melodías.

Debo declarar que para mí no me ha sido difícil comprender el contenido de este libro. Quizá el hecho se docente han permitido comprenderlo con devoción. En él he podido ver a los grandes y pequeños actores que somos en este gran teatro del mundo. El espíritu se sublimiza al sentir leyéndose así mismo. Nuestras acciones cual cintas de cine, pasan una a una como diciéndonos ése eres tú. Así te tratan y así tratas. Conoce tus flaquezas y alégrate de tus grandezas. Llora desconsoladamente tus errores. Muéstrate magnánimo de tus fortalezas. Sonríe ante la adversidad pero no podrás hacerlo si es que no conoces quien eres.

Pero, había mencionado “hábil conductor” y ése es el autor de este libro “LLENANDO EL VACÍO”, el médico Dante Cabos Yépez, quien hábilmente va desgajando lo más recóndito de nuestro ser, buscando dolencias que no sangran y huesos que no se quiebran pero que entorpecen la tranquilidad del espíritu aprisionando al hombre en tenebrosas celdas invisibles cuyas rejas son más fuerte que el acero que tratan de convertirlo en un ser inservible y nefasto.

El distinguido autor de esta obra no contento con ser médico de enfermedades físicas se lanzó a sanar las enfermedades mentales que azotan al hombre; y bien que lo logró. ¡Que difícil es comprender al hombre flagelado por la neurosis! ¡Qué difícil es calmar las tristezas del alma! Pero, ¡que hermoso es arrancarle a la soledad la presa que estaba devorando!... eso sólo lo puede lograr un hombre que comprende a otro hombre… ¡he allí la magnanimidad que contiene las páginas de este libro!

El médico – autor, Dante Cabos Yépez nos demuestra en este libro hasta donde puede ser capaz un hombre vehemente de saber. No contento con graduarse de siquiatra siguió hurgando para conseguir remedios para el alma enferma. Estudio la Sicoterapia Gestalt y encontró en ella la ayuda que necesitaba. Con esa terapia lleva alivio al paciente que atiende. Con esa terapia logra romper las invisibles barreras que distancian al hombre de su mundo real. Le enseñó a decir SÏ y a decir NO cuando la debilidad ha capturado aquello que no podemos ver con los ojos físicos pero sí con los ojos del alma. El médico escritor, Cabos Yépez, a través de aquella terapia, devuelve la felicidad a muchos que creyeron haberla perdido para siempre.

Esa intimidad para con sus pacientes le llevaron a convertirse quiérase o no en un poeta en potencia. Pacientemente fue anotando sus experiencias para descubrirlas hoy en latentes sentencias que aceran el espíritu. Así escribió las reflexiones como:
“Tus temores son fantasmas creados por tu fantasía que ahora lo vivencias como una realidad”
“La cólera que sientes por tus resentimientos al no ser expresados van a enfermar tu cuerpo”
“La desdicha que hay en ti no la soluciones culpando a los que te criaron, es necesario que te responsabilices de ella y determines tu cambio”.

Dante Cabos Yépez no sólo lucha contra lo invisible, sino, trata también de recuperar al hombre atrapado por las drogas. El hombre en su camino decadente se inciviliza y es la droga el refugio seguro de sus debilidades. A ese refugio se dirige nuestro escritor para sustraer al ser encadenado por el mal.

Este libro es una joya que ennoblece el espíritu. Nos da quietud. Su lectura es amena y regocijante. Transmite vitalidad, fuerza, ganas de vivir. Cada renglón es un pedazo de espejo viviente porque está escrito por el valor de las vivencias que han crispado muchas veces la diáfana sinceridad de su autor.

Y digo que le han crispado porque a su fina atención, a su atento escuchar, a la reciedumbre de su mirada escrutadora por la confesión del paciente enfermo, a fin de devolverle a la tranquilidad, recurre a las dulces melodías que trae la música y así eleva el espíritu enfermo, le disminuye sus quebrantos y lo reintegra a la sociedad. Es que Cabos Yépez ha encontrado en la Bio Danza el remedio seguro contra las dolencias del alma.

Quien logre tener entre manos esta sabroso manjar médico - literario que lleva por nombre “LLENANDO EL VACÍO” escrito por Dante Cabos Yépez, sanará su espíritu, se robustecerán las ganas de triunfar y encontrará que la vida, nuestra vida, de pronto, va llenado sus vacíos por obra y gracia de esta lectura encerrada en las edificantes páginas que nos regala este conspicuo escritor.

3 comentarios:

divcienthum dijo...

un "medico" que me desgracio la vida me llevo a un infierno no solo para mi sino para toda mi familia..

Marco dijo...

Me preocupa lo que dices porque mi madre recién se está haciendo ver por él. Exactamente a q te refieres con ese comentario??? Tu información me puede ser d emucha ayuda

M105- ORION zr- comus dijo...

exelente psiquiatra y terapeuta, me consta por que fui un paciente que llevaba una vida muy sumergida en traumas, grandes complejos psicologicos, emocionales que me hacian sufrir, gracias al doctor DANTE CABOS YEPEZ,mi vida dio un giro positivo importante.